Se nos fue mayo

0
23

Y la montaña al fin se vistió de blanco en la capital, que aunque fueron unos cuantos centímetros bastó para enfriar la, hasta el momento, caldeada y veraniega atmósfera.