Brooklyn Boulders, un concepto diferente de escalada indoors y comunidad.

0
124

Una combinación de diferentes espacios dedicados al fitness, escalada y trabajo colaborativo componen una propuesta totalmente diferente e innovadora para incentivar la colaboración entre deportistas y entusiastas del startup.

Veinte grados bajo cero y mucha nieve en las calles de Cambridge al norte de Boston, llegamos a Tyler St y nos recibe un largo pasillo lleno de bicicletas alineadas, luego otra puerta y nos encontramos con una pequeña tienda de artículos de escalada y todo el merch del gimnasio (muy gringo style), a la derecha nos topamos la recepción en donde nos piden registrarnos en unos IPad y nos avisan que en 5 minutos empieza el “tour”, si, al ir por primera vez te hacen un tour por los nada mas ni nada menos que 4.000 pies cuadrados (3.716m2) del lugar. Nos sacamos las chaquetas y esperamos en una sala de buen tamaño con sillones y mesas para trabajar o relajarse, en esto aparece un chiquillo de la recepción y parte el recorrido por el primer piso con un tremendísimo muro de Boulder de 36.5 m de largo seguido por una pequeña zona con dos líneas de slackline que al final resultaron buenísimas para las pausas entre ruta y ruta o los problemas de Boulder.

Vista hacia el Boulder desde el primer piso (foto por Sofia Wenborne)
Rutas con dispositivo de auto-belay (foto por Sofía Wenborne)

El resto del piso corresponde a las rutas de escalada en donde las paredes y torres parecieran ser infinitas, hay secciones de top rope, secciones especialmente para puntear (lead) y unas 8 rutas con sistema de auto belay, que al contrario de lo que uno imaginaria, tienen de todos los grados partiendo de los 5.9´s hasta los 11c, por si fuera poco, cuentan con un circuito de parkour que habilitan para clases especializadas de esta disciplina y por último están los lockers, camarines y baños en donde puedes encontrar un sauna (uno en los camarines de hombres y otro en los de mujeres) a disposición de cualquiera que pague el pase diario, las toallas son gratuitas y sólo hay que dejarlas en un canasto después de usarlas. Algo que encontré buenísimo es que directamente frente al Boulder hay unos lavamanos que se pueden usar sin tener que entrar al baño.

SEGUNDO PISO !!!!!
Aquí encontramos todo lo que son máquinas como trotadoras, elípticas, barras y pesas, salas en donde hacen clases como acroyoga, breakdance, una sala de entrenamiento de escalada, otro boulder más y un espacio que no esperaríamos encontrar en un gimnasio de escalada ordinario, un sector de coworking. Este último espacio, que cuenta con mesas compartidas y algunas mesas individuales con barras para hacer pull-ups mientras trabajas, es parte de la propuesta innovadora de BKB en donde el objetivo es crear un ambiente de colaboración entre emprendedores, escaladores y entusiastas de ambos rubros.

Una de las salas de entrenamiento y clases en el segundo piso (foto de la pagina oficial de BKB)

BKB se ha asociado con el Cambridge Innovation Center que es uno de los espacios de trabajo colaborativos más desarrollados en EE.UU quienes están constantemente aconsejando a BKB sobre el diseño de espacios para incentivar la vida en comunidad y hacer estos lugares más amigables con los usuarios.

Espacio de co work en el BKB (foto de revista GQ)

Además de todas las facilidades que ofrece la infraestructura de este tremendo lugar, Brooklyn Boulders es anfitrión de innumerables eventos tanto privados como abiertos que incluyen música en vivo, exhibiciones de arte y  demostraciones de deportes, sus paredes están tapizadas en grafitis de artistas locales, el primer piso tiene espacio suficiente para una demostración de skate o una fiesta electrónica por lo que, en resumidas cuentas, este lugar es muchísimo más que solo un gimnasio de escalada.

Para tomar en cuenta: Si bien el ticket diario cuesta 29 dólares (20 lucas aprox) esta cosa es como ir al Disney de la escalada y el fitness, es como para pasarse todo el día ahí, realmente hay de todo y hasta el mismo personal te propone que si quieres puedes pedir una pizza o salir a comprar algo y comer en alguno de los espacios que tienen disponibles para eso (que no son pocos ni chicos).  Cuando yo fui preguntamos al personal por un lugar para comer por ahí cerca y nos dijeron sin dudar “Momo n Curry” un pequeño local de comida nepalí que recomiendo mucho probar, aunque ojo con el picante.

Otras Recomendaciones:

  • Si van con el objetivo de probar algunas rutas para puntear, tienen que llevar su propia cuerda y dispositivo asegurador ya que solo cuentan con zapatillas y arneses para arrendar, por no saber esto yo solo pude usar los auto-belay y las rutas en top y me quede con todas las ganas de puntear unas rutitas.
  • Ir relajado y con tiempo para visitar el lugar completo y sacarle el jugo a todo lo que ofrece.
  • De todas maneras darse una vuelta por el espacio de co-work en el segundo piso, al principio uno cree que va a molestar preguntando pero eso es justamente lo que se quiere lograr en ese entorno, la gente que esté trabajando ahí estará 100% dispuesta a tomarse un cafecito mientras te explican sus proyectos.

 

 

Fuentes
https://www.architectmagazine.com/project-gallery/brooklyn-boulders-somerville
https://www.archdaily.com/473325/brooklyn-boulders-arrowstreet
http://www.arrowstreet.com/portfolio/brooklyn-boulders-climbing-gym/?c=53