Equipo de Rescate de Avalancha: ¿Lo Sabemos Usar?

0
202

 The North Face Avalanche Safety Clinic en El Colorado

Por Soledad Peña y Lillo

 Hace solo algunos años eran pocos los que se tiraban por Santa Tere, Tambo, Moais, La Chimenea, Chanchito, y muchos otros spots con nombres que han ido naciendo durante este tiempo; y es que como sabemos el fuera de pista, a través del esquí de montaña o backcountry, cada vez ha ido sumando más y más adherentes, y hoy el efecto “rastrillo” se hace presente en todas las laderas esquiables a penas caen algunos centímetros de nieve fresca, el anhelado y soñado powder.

Lamentablemente, lo anterior no significó un aumento paralelo de las medidas de prevención, seguridad y rescate necesarias para la práctica de estos deporte y era normal encontrarse con esquiadores y snowboardistas sin casco, y para qué decir de contar con equipo de rescate para el caso de avalancha (ARVA*/Pala/Sonda), esenciales para poder disfrutar de estos días de manera segura, responsable y tranquila. Y es que andar con tu equipo completo te da al menos el respaldo de que ante una indeseada avalancha o accidente, este pasa a ser la única alternativa de sobrevivencia y de rescate posible y rápido, tanto tuya como de quienes anden contigo. Basta tener presente los pocos minutos con que contamos para realizar el rescate antes de que la persona quede sin oxígeno, para entender que toda herramienta que nos sirva para este fin es vital.

Aunque este último tiempo ha habido un aumento en la preocupación por andar bien equipados, ahora nos encontramos con otros dos problemas: ¿Sabemos usarlo? ¿Hemos practicado con ellos? A pesar de que andar bien equipados ya signifique un gran avance, nos falta todavía la otra mitad del camino, tan o más esencial que la primera ya que saber desde cómo prender un rastreador, cómo cambiarlo de emisor a receptor, y viceversa, armar una sonda, saber ocupar bien la pala, saber rastrear, saber las técnicas de rescate, la importancia de una buena organización y liderazgo entre los que serán los rescatistas, hasta entender la importancia de andar con las pilas del ARVA bien cargadas, es fundamental. Es así como la ignorancia en cualquiera de estos aspectos, en la práctica nos podría jugar una muy mala pasada que nos dejara con los mismos resultados que si hubiéramos andado sin nuestro equipo de rescate. Por eso es que inscribirse en un curso o clínica de avalancha pasa a ser pieza clave en nuestra preparación para disfrutar los deportes de montaña, y aunque no son muchos los que se imparten, los hay de distinta duración, niveles, fechas y en distintos centros de esquí.

Con el objetivo de no ser un lastre en caso de rescate y consciente de ser la esperanza de vida de mi partner de andanzas, después de hacer las averiguaciones para tener una primera aproximación a la utilización de mi equipo de rescate, me inscribí en la segunda fecha de The North Face Avalanche – Safety Clinic, que se realizó en El Colorado el día 28 de julio pasado (la primera fecha la realizaron en Pucón). La hora de encuentro fue a las 10.00 AM en la terraza de El Parador donde nos reunimos todos los alumnos e instructores para partir todos juntos a la base del andarivel La Cornisa, donde tienen sus instalaciones con todo lo necesario para que cualquiera que se esté iniciando en estos deportes o que lleve años de práctica, pueda aprender desde el nivel que tenga. Es un grupo de máximo 10 alumnos, cuenta con tres instructores y la jornada de aprendizaje dura un día completo (desde las 10.00 AM hasta las 17.00 PM), ya que busca ser personalizado, eficiente y que los participantes se vayan al menos con los conocimientos básicos aprendidos y estructurados a nivel mental, y con varias horas de practica en el cuerpo.

Entre las clases teóricas impartidas por Philippe Bouteille, instructor francés especializado en nivología, medidas de seguridad, prevención y rescate en avalanchas; las clases prácticas y los ensayos de rescate cronometrados, tengo que decir que fue una excelente y completa instrucción que me sirvió aun más para reconocer que no basta con leerse los manuales o sentarse a conversar sobre cómo rescatarías a tu amigo, hermano, tío, primo o compañero de andanzas. Cuando estás ahí con la nieve hasta las rodillas, contra el tiempo, con un accidentado conocido tuyo perdido y enterrado, con frio, viento, otras personas entre quienes coordinarse, pucha que es importante tener tu técnica y nociones de rescate ya formadas, conocer tus reacciones en terreno, saber in situ de que se trata, y a los imprevistos a que estas expuesto. Recomendado 100%.

*ARVA: Sigla francesa que significa Appareil de Recherche de Victimes d´Avalanches, en español quiere decir aparato de rescate de víctimas de avalancha. Se le llama también TRACKER BEACON en inglés.

 

Para no perder las energías, la jornada de clínica fue acompañada de una rica y contundente cajita feliz de montaña que incluía brownies, queques, raciones de marcha, y un sándwich gourmet.

 

 

Completo equipo de rescate disponible para todos los participantes.

Clases teóricas: Introducción a la nivología, utilización de rastreador, pala y sonda, tipos de avalancha, entre otros temas y datos muy utiles.

Clásicos rodados en el sector de Santa Teresita camino a Valle Nevado.