Eric Pollard de vuelta a su casa.

0
50

Saludos!, hace 4 días recibí un correo de nuestro amigo de Nimbus Independent y Line skis, Eric Pollard, quien sufrió una fea caída en el primer viaje de ski del año en Sochi, allá en la tierra del Vodka, y se fracturo una pierna, con varias complicaciones debido a que se le generó un “compartment síndrome” y estuvo muy mal, en varios hospitales, tanto en Rusia, Alemania y USA.

En el correo nos cuenta las dificultades que pasó, y en que está ahora que por fin ha vuelto a su casa.

“Jose, disculpa por contestarte tan tarde. Por fin estoy en casa después de un largo tiempo en diferentes hospitales.
Estoy mucho mejor ahora que salí del hospital. Fueron muchos días en la misma cama, en la misma posición, y simplemente esperando noticias de los médicos. Básicamente lo que pasó es la siguiente: me rompí la pierna el primer día del primer ski trip del año! Tuve una fractura espiral de mi tibia, pasé un par de noches en un hospital ruso, y volamos desde Rusia a Alemania en un avión ambulancia porque no podía volver a casa porque los médicos estaban preocupados por un síndrome compartimental. Luego tuve una operación en Alemania para poner algunos tornillos y una varilla en mis huesos . Días después de la primera cirugía en mi pierna estaba con mucho dolor, y mi buen amigo ( el creador de la Line skis Jason Levinthal que estaba en el hospital conmigo) tuvo que rogarle a los médicos que me hicieran los exámenes necesarios en la pierna. Desafortunadamente, nuestras sospechas eran correctas, y  tenía el síndrome compartimental. Me llevaron al quirófano en medio de la noche, y la cirugía me la hicieron mal,  por lo que cuando me desperté al día siguiente estaba todavía con mucho dolor! Los doctores me dejaron con el dolor durante unas  horas  y me dijeron que esperara hasta que pudieran operar de nuevo, y ahí me hicieron una segunda fasciotomía (cirugía de limpieza). El sindrome compartimental anterior no había sido solucionado en la primera fasciotomía y los músculos se me estaban saliendo de la pierna. Como resultado tuve mucho daño a esa área en particular. No podía mover mi pie o los dedos de los pies hacia arriba. Tenía un gran corte en la pierna desde el tobillo a la rodilla de unas 9 pulgadas(22.8 cm) de ancho. Luego me trasladé a otro hospital, porque había perdido toda  la confianza en el hospital en que estaba. Tuve unas cuantas más cirugías, mientras estaba en mi nuevo hospital en Alemania durante más de un mes. Cirugías para comprobar mis nervios, cortar el tejido muerto y tratar de cerrar la herida. Estuve atrapado en la cama, con visitas de neurólogos, recibiendo malas noticias de los médicos, y esperando lo mejor. Mi familia voló desde USA, mientras yo recibí mucha ayuda del representante de Line y su familia desde Frankfurt (gracias de nuevo Siamiak, Linda y Rosheen). Por último, me dijeron que tenía que hacer un injerto de piel porque de otra forma la herida no iba a cerrar, así que me hicieron la operación. Luego de esperar un rato fuí capaz de volar a casa e ir directamente a otro hospital en los Estados Unidos. De vuelta en los EE.UU tuve otras dos cirugías, y en total ya tenía 10 cirugías. Ahora estoy de vuelta en casa en Oregon, luchando contra una infección de mis huesos. Tengo que usar antibióticos 3 veces al día durante 2 horas a través de un catéter PICC que va directo a mi corazón durante todo el próximo mes. Tengo que llevar un “banano” que tiene la bolsa de suero con los antibióticos, y tengo una vía endovenosa que va en mi bícep y directamente a mi corazón. No estoy seguro de cuánto tiempo pasará hasta que esté de nuevo  al 100%, pero seguro que será bastante tiempo, tengo esperanza de ganar algún tiempo en el off season según lo que me dijeron los médicos. Espero vencer  la infección de mis huesos y salvar mi pierna. Todavía no puedo mover el pie o los dedos , pero aún así, voy a poder esquiar.
Fue una experiencia muy difícil, y yo tenía que mirar profundamente dentro de mí mismo para hacer frente a algunas posibilidades muy aterradoras. Me siento muy afortunado de que muchas personas estuvieran pensando en mí, y yo realmente siento que aquello hizo una gran diferencia. ¡Gracias a todos por sus pensamientos y oraciones. No puedo esperar a verte en la montaña!”

Eric actualmente se encuentra pintando (su otra pasión aparte del ski) ejercitando de a poco su pierna.

desde acá le seguimos enviando toda la buena onda para que se recupere pronto y podamos volver a verlo en l montaña como debe ser!.