Esquiador japones vuela a una distancia record de 291 metros

0
34

El saltador japonés Ryoyu Kobayashi voló a una distancia récord de 291 metros en un trampolín  construido por Red Bull  en la estación de esquí islandesa de Hlidarfjall este miércoles.

Luego de dos agotadores días de intentos, la hazaña estableció un nuevo récord mundial para el salto de esquí más largo. Y aunque el espectacular escenario evocaba las raíces del deporte, la distancia impulsó el salto de esquí a nuevas alturas, destrozando el récord anterior por un notable margen de 37.5 metros. El atleta alcanzó una velocidad máxima de 107 km/h en el despegue, y su tiempo suspendido en el aire fue de 8 segundos.

Ya uno de los grandes del salto de esquí de todos los tiempos, Kobayashi, de 27 años, ha soñado con llevar el deporte a nuevos niveles desde su infancia en la Prefectura de Iwate en Japón. Su dedicación implacable para dominar su arte lo ha llevado a la vanguardia; hasta ahora ha acumulado 32 victorias individuales y dos títulos generales en la Copa del Mundo y medallas de oro y plata individuales en los Juegos Olímpicos de 2022.

El video del record:

La Federación Internacional de Ski (FIS) no reconoce el record mundial

La FIS explica por qué las condiciones para el vuelo de Ryoyu Kobayashi son completamente diferentes a las de un evento de la Copa del Mundo:

Todos los eventos oficiales de salto de esquí y vuelo de esquí se basan en las RNC de la FIS (Reglas Internacionales de Competición de Esquí). Estas regulaciones garantizan que una competición con usualmente dos rondas bajo condiciones comparables para todo el campo de salida determine a los mejores atletas.

Una competición de vuelo de esquí debe basarse en un sistema de medición de distancia certificado por la FIS y tener lugar en una estadio de vuelo de esquí homologado por la FIS para resistir la comparación con otros vuelos y ser elegible para un récord oficial de vuelo de esquí.

Al mismo tiempo, existen regulaciones para el material que se utiliza y que debe ser probado por un controlador de equipo certificado por la FIS; por ejemplo, la longitud del esquí y la masa del traje.

Los saltos de Ryoyu Kobayashi en Islandia no se llevaron a cabo bajo condiciones de competencia y conforme a las regulaciones de la FIS. Muestran el rendimiento extraordinario de un atleta bajo condiciones muy especiales, pero no se pueden comparar con una Copa del Mundo de Vuelo de Esquí de la FIS, ya que tanto la fecha de inicio como todo el proyecto están adaptados a un solo atleta y, por lo tanto, en última instancia, a un solo salto/vuelo.

Los actuales poseedores del récord mundial en vuelo de esquí siguen siendo Silje Opseth (NOR) con 230,5 metros para las mujeres y Stefan Kraft (AUT) con 253,5 metros para los hombres.