Free Rider | Una pelicula de Victor de le Rue y Sam Anthamathen

0
111

Sam Anthamatten y Victor De Le Rue superan nuevos límites en un lugar “wild” en Alaska. Un piloto de avión (el mismo que dejo a Chopo Diaz y Drew Tabke en Alaska para se pelicula AlaskaCaminatas) deja a la pequeña tripulación de cinco personas en un remoto e inexplorado glaciar lleno de montañas y bajadas radicales, spines y cada lineas cada vez mas comprometidas. El narrador, Jérôme Tanon, describe con honestidad y un toque de sarcasmo lo que ocurre exactamente. Sobre todo, quiere sentir lo que es estar en su piel, comprender de qué están hechos los llamados “freeriders” y cuál podría ser el propósito y la belleza del  freeriding:

Sam y Victor, Riders de esencia y el contexto de la pelicula 

Algunos dicen que para conocer tu verdadero valor como freerider, para convertirte en alguien auténtico, tienes que esquiar las “spines”  de Alaska. Se requieren décadas de experiencia para dominar la habilidad de andar en líneas amplias, leer la nieve y calcular cuidadosamente el riesgo frente a la recompensa para acabar vivo.

Sam Anthamatten y a Victor de Le Rue son 2 tremendos riders de la escena internacional. Sam ha pasado su vida viajando por el mundo y logrando hazañas inimaginables en deportes de nieve y en alpinismo, aprendiendo en profundidad los conocimientos necesarios para mantenerse a salvo y siempre encontrar el limite.

‘Free Rider’ no es diferente. Es una idea nacida de un desafío de gente que solo sueña a lo grande. Al elegir un rincón tan distante de Alaska, su objetivo requería un conjunto específico de condiciones meteorológicas, con fuertes nevadas y humedad adecuada para poder descender por las “spines” y, a su vez, días de sol resplandeciente para tener buenas condiciones para llegar. Después de meses de exploración y reconocimiento, se estableció el destino y se marcaron las líneas a bajar.

Durante la aventura, se centraron en su intuición, de donde estaban las mejores lineas y la mejor nieve y esto hacerlo a través de la forma más pura de exploración. Ambos consiguieron hacer bajadas increibles y superarse.

Y al final de la aventura, mientras se preparan para volver a casa, recordando sus vidas a retomar y las familias fuera de la burbuja de Alaska, no se aprecia nada más que una gran alegría por los logros conseguidos y a su vez esas sensaciones únicas que se llevan a casa.