Hostal Piolet; viaje en el tiempo del ski

0
311
   Entrar al Hostal Piolet es sumergirse en un viaje del ski, en uno de los primeros refugios de Baños Morales. Iván Fuenzalida más conocido como “Piolo”, nos cuenta sobre su propia historia y la de este refugio que, tras meses cerrado, ha vuelto a abrir sus puertas.

 

Iván Fuenzalida alias Piolo es un personaje de montaña con mucha historia por detrás.
Su formación como profesional del deporte blanco parte el año 1988 en Patrullas de Ski de Chile donde cuenta que partió su amor por el ski. El año 1991 realizó el curso de instructor de ski nivel 1 y seguido emprendió viaje a Andorra. En paralelo en Chile trabajaba como entrenador en el Club de Ski de Valle Nevado y luego en el Club de Ski La Católica además de profesor de la escuela de la Parva y valle nevado por más de 25 años.

 

Piolo inició su carrera olímpica con un gran desafío: entrenar a Isabel Clark, atleta brasileña de la disciplina de snowboard, para clasificar a los Juegos Olímpicos de Torino el año 2006. Clarck fue la única atleta clasificada para representar a Sudamérica y obtuvo el noveno lugar: el mejor resultado de Brasil en un JJOO de invierno y un gran hito en la carrera de Piolo. 

El amor por la montaña siempre estuvo en la vida del Piolo. El montañismo se empezó a hacer más presente cuando creó Club Aventura, un lugar para que los niños de los clubes de ski fueran a entrenar en montaña fuera de temporada otros deportes como escalada, mountainbike, trekking, entre otros. Al mismo tiempo, Iván comenzó a realizar alta montaña: Ojos del Salado, el Aconcagua y el Plomo (con descenso en ski incluido).

Sus ganas de estar todos los días en la montaña lo llevaron a comprar el lugar del actual Hostal Piolet. Este solía ser la residencial Díaz, uno de los primeros refugios de Baños Morales. Este es el nuevo proyecto de este hombre de montaña, un lugar que guarda sus 32 años de experiencia, de viajes, de olimpiadas y souvenirs de todas partes del mundo.

 


La pandemia fue clave para el desarrollo de este lugar. Piolo logró conocer más los alrededores del Cajón del Maipo, su nuevo patio trasero que se ha dedicado a caminar y randonear. También ha llevado a esquiadores a conocer el rando y a hacer guiados en estos valles y montañas maravillosas.

 

Esta es una invitación a conocer este acogedor y calentito hostal a los pies de la montaña, y también a vivir la experiencia de los guiados con el Piolo y aprender de este hombre que tiene muchísima trayectoria y aprendizaje en sus venas. Hostal Piolet es un viaje por el ski y por la vida de este hombre de montaña.

Las chicas del Encuentro Pieles disfrutando de la reapertura del hostal.
Foto por Miquela Leporati