Ski y snowboard en los volcanes del Altiplano

0
471

Fotos y texto por Victor Astete

Realizar una expedición a esquiar los volcanes del Altiplano era un sueño desde ya hace tiempo, hace diez años hice mi primer viaje de esquí de montaña a La Paz, Bolivia, lugar donde se había formado como guía un amigo y profesor, por lo que había información y también la motivación. Esa vez pudimos esquiar Huayna Potosí, 6.088m que es una ruta frecuentada por las agencias de turismo en Bolivia, por lo que fue un buen primer paso para conocerme en altura y poder esquiar, un ejercicio no fácil.

Para esta ocasión el equipo sería diferente, un equipo mixto, filmmakers chilenos, Xabier Azcarate, Carlos Musalem y Pato Diaz y las snow surfers Anto Galmez de Chile, Pau Carro de Argentina, Marissa Krawczak y Nelly Steinhoff de Estados Unidos. Algunos fuimos previamente al cerro El Plomo un clásico de altura en los Andes. 

Anto fue la brújula de la expedición, contactándose con los guías locales, y encontrando las experiencias perfectas para aclimatar en la región.

Paso a paso en la altura

Aclimatar es el proceso humano de acostumbrarse a la escasez de oxígeno en montaña, que nos tomaría unos 4-5 días, y para cada persona este proceso es diferente.

PUTRE 3600M

La entrada al Altiplano viniendo desde Chile, conserva construcciones de los años de la conquista, donde era un asentamiento peruano pequeño. Se destacan mucho las zonas verdes de cultivo, y la quebrada del río Putre, un oasis antes de internarse en el campo base desértico de los volcanes Payachatas.

Conocimos hombres y mujeres andinos, que nos presentaron la montaña y compartieron sus energías para que pudiésemos entrar a ella, respetuosos, pero sin dudar, y ojalá esquiarla. Este fue un punto importante, ya que según ellos, la pendiente, la forma, y los penitentes de hielo, no dejan esquiarlas fácilmente, de hecho, por Chile se registran pocas ascensiones, casi todas son por el lado Boliviano, donde hay un mejor acceso actualmente.

Nos internamos en el altiplano donde estaban el Volcán Parinacota (6380m) y Volcán Pomerape (6282m), que gracias al invierno boliviano, un fenómeno de nieve en la estación de verano, estaban blancos desde la cumbre hasta la base, y siendo los primeros días de Abril, tenían condiciones épicas para bajarlos deslizando.

Volcánes Parinacota y Pomerape al amanecer

1:00 AM y tras una hora de trekking nocturno pasábamos a poner pieles, se nos venía Parinacota y pudimos randonear de noche y con luna llena, hasta casi los 6000 metros con las pieles puestas. 

El momento del amanecer no tocó con una vista increíble del altiplano boliviano, y la cara oeste del Sajama se nos presentaba de frente. Y si vamos a esa cumbre también, nos dijimos con el Pato en ese momento. 

Hicimos cumbre en el Parinacota tras 1.200 metros de desnivel ahora comenzaban las bajadas, condiciones de helado de piña desde los 6380m, giros largos y disfrutados, para el que está acostumbrado a visitar los volcanes del sur de Chile en primavera, es una experiencia muy parecida, sólo qué aca por las tardes el tiempo se estropea y sube el viento, así que las subidas deben ser temprano.

Desde el Volcán Parinacota…

Los volcanes son llamados en lengua aymara “Payachatas” que significa Mellizos, y representan un homenaje de la naturaleza a un príncipe y una princesa que dieron su vida por amor, siendo cada uno de una tribu diferente que estaba enemistada.

Algunos amigos volvieron a Santiago, a seguir las vidas y poner entusiasmo en crear un film de la aventura, Parinacota.

PUEBLO SAJAMA 4300M

Pau, Pato y yo, nos envolvimos en otra ruta hacia el Pueblito de Sajama “El Wild West del altiplano”. Momento de disfrutar las termas locales que están al lado del cerro y también esperar la ventana perfecta, ya que nos tocó viento esos días y para esta misión necesitábamos perfectas condiciones.

El objetivo desde el pueblo

Conocimos a un amigo porteador Leonsio Laura, que nos subió una mochila a campamento alto, en ella había una carpa y comida para la noche. Gracias a él pudimos crear un escenario cómodo y hogareño a 5.700 metros de altura. El Parque Nacional Sajama posee todos estos servicios de logística y además gente dispuesta y cariñosa, hay que dar todo por la comodidad en esos giros esquiando, que quedarán como un recuerdo para toda la vida. 

La ruta a la cumbre: Filo Nororoeste. Una canaleta de nieve de 45-50 grados de pendiente que lleva a un filo de roca de 100 metros de distancia, corto pero expuesto, luego, 500 metros de un domo perfecto de nieve, que deslizamos desde la cumbre. Equipo: Piolet y crampones, cuerda y seguros para nieve, no fue necesario asegurar de subida, de bajada sólo hicimos un rápel corto en la cresta. Se destacan otras rutas como una línea mixta que abrió en solitario el escalador chileno Andres Zegers, entre roca y serács por la pared oeste.


 

Siempre hay nerviosismo y adrenalina antes de bajar un volcán esquiando, te arreglas para deslizar suavemente disfrutando, pero siendo consciente que debes ir eficaz y controlado. Tu visión periférica ve obstáculos, pero también clava la mirada en el espectáculo, esta vez, era el desierto, café y oscuro, y el cielo azul y profundo. El techo de los andes esconde gemas, recomiendo visitarlas y disfrutarlas de la forma que sea posible, y por supuesto, cuidar sus ecosistemas. 

Te dejo con una galería con más imágenes de este increíble viaje:

Volcán Parinacota 6380M

Volcán Sajama 6542M.

Nevados de Putre 5550M