Un encuentro de escalada único en Chile: “La Reunión” congregó a los amantes del deporte y el medio ambiente

0
14

Diversas actividades interdisciplinarias fueron el escenario donde cientos de deportistas y amantes de la naturaleza se unieron para disfrutar de las bondades de una de las joyas de la escalada en Chile, Villa Cerro Castillo en Aysén. 

Encontrarse en un espacio común, reconocerse y comunicarse, fueron los primeros pasos de “La Reunión” entre más de 200 personas congregadas en Villa Cerro Castillo. Una pequeña localidad en Aysén, capital de la escalada, el alpinismo y diversos deportes outdoor, que refugió a este grupo de amantes de la naturaleza y el deporte al aire libre. “Juntos somos más fuertes” es la frase que engloba el encuentro, donde Patagonia honró al deporte que inspiró su nacimiento y reforzó su compromiso con el territorio apoyando también al Club Andino Cerro Castillo

El punto de encuentro para todas las actividades fue la sede comunitaria. Y fue justamente allí donde se realizó un conversatorio único en Chile con la comunidad de escalada, dinámicas rompehielo y de conexión entre los participantes, donde además se logró trabajar sobre una visión constructiva del futuro del deporte, su impacto y el rol de los deportistas. “La visión de un futuro próspero, en armonía con medio ambientes está precisamente en estos lugares. Fue más de un año soñando y planificando este evento y queremos seguir construyendo lazos con la comunidad. Creemos en su potencial, por eso también nos sumamos como actores de cambio en el desarrollo del deporte outdoor”, puntualizó Macarena Sánchez, gerenta de marketing y medio ambiente de Patagonia Chile. 

Las actividades durante tres días involucraron tanto a la comunidad local como a quienes viajaron para ser parte de “La Reunión”. Participantes de diversas partes de Chile, incluso España y Alemania, fueron partícipes de esta versión icónica de la escalada en nuestro país. Una red de impacto compuesta por más de 50 organizaciones, empresas y organismos regionales y actores individuales que aportaron alegría y comunión durante todo el encuentro. Incluso marcas como Petzl y Evolv, ambas firmas líderes en escalada, y que también dejaron su huella en Villa Cerro Castillo. 

Nibaldo Calderón, residente de Villa Cerro Castillo y miembro de una de las familias pioneras en la zona, destacó “la cantidad de gente fue impresionante, se vio un evento muy bien organizado. El beneficio para la comunidad es sobre todo en la economía local, que impacta a la larga en las actividades de todos. Yo mismo que estoy a cargo del Paredón de las Manos, recibí mucha gente y todos muy contentos con la experiencia de conocer estos lugares. Castillo es un lugar que tiene relevancia internacional, es un lugar que hay que visitar al menos una vez en la vida. Ahora anoten Torres del Avellano, y búsquenlo porque es el próximo Torres del Paine”. 

Un deporte que trasciende generaciones

Fue un evento innovador en el contenido dinámico y educativo, donde se realizaron más de 30 actividades en un formato que incluyó talleres y clínicas sobre técnica y performance; también seguridad, primeros auxilios realizado por NOLS, medioambiente, activismo, plantas medicinales, entre otros. El encuentro intergeneracional, congregó a niños desde los 5 años hasta más de 65 años, quienes realizaron los diferentes talleres de diversas disciplinas.

“Estamos gratamente sorprendidos por la convocatoria, por el recibimiento también de la comunidad de Cerro Castillo y sobre todo porque este encuentro es la confirmación de que a través de espacios de conversación e interacción es desde dónde empujamos cambios que apuntan a ir creando una comunidad más respetuosa e involucrada positivamente con el medioambiente y las comunidades locales”, destacó Sánchez. 

Sobre el taller de boulder, donde estuvo a cargo Sergio “keko” Quiroga, destacó que “tuve el placer de realizar dos clínicas de boulder en un valle hermoso, poco concurrido y más aún poco escalado con dos tremendas personas: Soho Langbehn y León Riveros. Pudimos abrir alrededor de 20 boulders y unos cuantos proyectos que quedaron por encadenar. El potencial del lugar es increíble, sobre todo por la dificultad de sus líneas. Nos quedamos con varias tareas como cuidar y respetar ese bello lugar, mantener las buenas relaciones y el respeto a los propietarios y lo tercero y que más nos gusta, escalar”. 

Los diferentes testimonios son parte de una experiencia inolvidable en la Patagonia chilena, un gran paso enmarcado en la celebración de los 50 años de la marca, que hace solo un año nombró único accionista a la Tierra ya comienza a mostrar los primeros pasos de sus próximos 50. 

Para poder apoyar iniciativas como el crowdfunding del Club Andino Cerro Castillo, quienes buscan seguir aportando a la comunidad en cuanto al desarrollo turístico de la escalada, puedes entrar a este link. Por cada $1 dólar que reciba la organización, Patagonia donará $1 dólar más.