La Montaña al descubierto

0
58

Por Nicole Porter

En nuestro país, los centros de esquí son prácticamente solo conocidos en invierno, donde nuestra montaña está blanca, lista para una buena bajada en esquíes o snowboard.  Pero en verano ella sigue ahí, revelandonos ese submundo escondido bajo la nieve de invierno.

En otros países como Estados Unidos y Canadá, los centros de esquí tienen casi la misma importancia y visita de personas durante invierno y verano, con escenarios completamente distintos, enfocandose en invierno a todo lo relacionado con el esquí y en verano prácticamente al Mountain bike y trekking.

Pero hace algunos años el centro de esquí La Parva implemento esta misma idea de bike park para los que quedan en Santiago en verano y quieran disfrutar de la montaña y el deporte. Este año Farellones implemento algo parecido, un parque de montaña donde hay un tubbing, un canopy y otros atractivos.

Pero si seguimos subiendo al Colorado o Valle Nevado, no tenemos ninguno de estos parques de verano, pero si tenemos la montaña descubierta de nieve para ser admirada.

Me tome el día para ir a caminar al cerro Colorado, donde se ubica el centro de esquí, y la verdad es que nunca había estado en este lugar en estas fechas del año. Es increíble como cambia la perspectiva y el escenario.

image

Comenzamos cerro arriba por la pista del pingüino, caminando bajo el andarivel. El día estaba espectacular, despejado pero con esa brisa de montaña que se preocupa de refrescarte. Cerro arriba nos encontramos con un montón de animalitos. Águilas y cóndores volando a muy baja altura, observando y sobrevolando el valle, dando la impresión que están posando para nosotros. Caballos, yeguas y potrillos pastando en las afueras del Mirador, junto al andarivel El León, disfrutando del pasto y del clima veraniego. Y es que esto no lo vemos en invierno, donde nuestro fin de ir a la montaña es para tener un buen día de esquí y poder terminar con unas buenas bajadas. Nos olvidamos que ese parque de entretención nuestro, es el hogar de mucha flora y fauna.

image_2

Vimos muchas yaretas, curiosa planta que crece en las extremas condiciones de altura, y que lamentablemente esta en peligro de extinción, al igual que el cururo, una especie de roedor que vive desde Caldera a Curico, endémico de Chile, habitando hasta los 3400 msnm. Este animalito construye galerías subterráneas, las que nunca abandona, pero si somos pacientes, lo podemos ver asomando su cabecita por una de las entradas.

image_3

Esta y otras curiosidades pude observar en nuestro trayecto a la cima del Cerro Colorado, donde cada paso se hacía lento, ya que daban ganas de parar en cada rincón para observar y disfrutar de esta naturaleza que revive cada primavera y se vuelve a quedar dormida los meses de invierno.

Pero el premio mayor se obtiene en la cima, donde observamos la Cordillera de los Andes en todo su esplendor, con las cumbres del cerro La Paloma, Altar, Falsa Parva, Parva, Pintor y el majestuoso Plomo, cuidándonos desde las alturas.

Es una caminata poco común pero que la recomiendo al 100%. A veces no nos damos ni cuenta como podemos encontrar maravillas de este mundo en las simplezas… Y lo mejor de todo es que sólo tenemos que abrir los ojos para verlas, porque están justo frente a nosotros.

image_1