Escalada limpia, un cambio radical que sigue inspirando a la comunidad outdoor

0
10

Hace 50 años, Yvon Chouinard entendió que el deporte en la naturaleza y el activismo medioambiental van de la mano, llamando a los escaladores y escaladoras a dejar de usar su producto más vendido para cuidar la roca. Estas son las bases que formaron Patagonia y que viven en su core hasta hoy.

Corría 1972 e Yvon Chouinard lideraba la compañía de implementos de escalada más reconocida de la época: Chouinard Equipment. Tras 50 años de existencia, la empresa estaba llegando a un punto de inflexión donde lo más importante pasó a ser el cuidado del medioambiente. Yvon y su socio, Tom Frost, fueron testigos presenciales del daño que los pitones de acero – púa de metal que se ancla a una roca para proteger al escalador- estaban causando en la roca, entonces se plantearon cómo, desde el deporte, podrían contribuir a la preservación de los lugares naturales donde se practican las disciplinas outdoor.

Entonces, en un acto absolutamente radical, utilizaron el catálogo de aniversario de Chouinard Equipment para compartir un ensayo con su comunidad. El texto, contrario a lo que todos esperaban de esta gran fecha, hacía un llamado abierto a los escaladores a dejar de utilizar los pitones de acero, su producto más vendido, y comenzar a usar stopper- seguros móviles de aluminio que generan menos daño sobre la roca . “Ya no podemos asumir que los recursos de la tierra son ilimitados y que las cumbres sin ascensos se extienden infinitamente más allá del horizonte. Las montañas son finitas y, a pesar de su aspecto robusto, son frágiles”, escribieron Chouinard y Frost.

Fue así como nació escalada limpia, una forma de hacer cumbre que vive hasta hoy y que sentó las bases en este disruptivo ensayo. Pero, ¿qué pidieron estos empresarios y deportistas a la comunidad de escaladores?: “Mantente alejado de las rutas que no pretendes terminar. No uses equipo de escalada artificial en rutas de escalada libre. Pero principalmente, empieza a usar stoppers. Los stoppers y las runners no son dañinas para la roca y entregan una alternativa, disfrutable y práctica, a los pitones en la mayor parte de las rutas libres y muchas artificiales. No uses pitones en rutas que se han establecido limpiamente. Donde sea necesario un pitón debería considerarse emplazar uno permanente y documentarlo en las guías locales”, señala el ensayo.

Pero además de delinear la práctica deportiva, Chouinard y Frost interpelaron a su comunidad a hacer una reflexión valórica de su relación con el medioambiente, apelando a la responsabilidad y autocontrol a la hora de relacionarse con los espacios naturales donde se realizan las actividades outdoor. “Creemos que la única forma de asegurar la experiencia de la escalada para nosotros y las futuras generaciones es preservando (1) lo salvaje de la verticalidad y (2) la aventura inherente a la experiencia. En realidad, el único seguro para garantizar esta aventura y también para mantenerla, es el ejercicio del autocontrol moral y la responsabilidad individual”.

Este importante cambio de mentalidad no solo marcó un precedente en las escalada, también formó los pilares en los que se sustenta Patagonia, marca de ropa outdoor fundada por Yvon Chouinard, que tiene en el corazón de su origen y evolución al planeta. “Estamos en este negocio para salvar nuestro hogar, el planeta Tierra”, es el valor declarado de la compañía que se fundó solo un año después de este transgresor ensayo.

Hasta hoy, la marca de ropa hace prevalecer los valores de la escalada limpia, pero extendiéndolos a todas sus áreas y a todos los deportes outdoors que apoya. No solo eso, también cuenta con un programa de donaciones que impulsa el activismo ambiental, ha cambiado los paradigmas de la industria textil y sobre todo, ha puesto a disposición total del medio ambiente todos sus recursos, iniciativas y desarrollos. El legado de una práctica deportiva consciente y en contacto directo con la naturaleza hoy es una realidad gracias a la radicalidad de la década de los 70.