Sofi Clement: Disfrutar y cuidar la naturaleza

0
208

La Sofi ha pasado su vida disfrutando a concho la naturaleza y las posibilidades que esta nos entrega para recrearnos, como son el esquí alpino y el backcountry. Conversamos con la embajadora grassroots de Patagonia sobre su infancia -que se remonta al sur de Chile y a sus montañas- también sobre su estilo de vida y su conexión con la naturaleza.

 

Un poco de su historia:

La Sofi se crió en la sureña Región de Los Lagos. Entre fiordos y campos, tuvo una infancia marcada por el amor al aire libre, por ensuciarse y disfrutar de las bondades de la naturaleza. Y eso no ha cambiado hasta el día de hoy; “el gusto por el movimiento y el deporte es algo que viene con mi ser”, dice la actual campeona nacional de freeride cuyos inicios en el ski fueron en alpino.

Su formación como esquiadora se remonta al centro de ski Antillanca. Sofía cuenta que su papá no quería inscribirlos al club pero ella junto a Simón, su hermano, empezaron a colarse a los entrenamientos todos los fin de semanas y al final de la temporada su papá tiro la toalla y no hubo otra que pagar por estos dos cabros escurridizos, y de ahí no hubo temporada que no pasaran en Antillanca.

Y es aquí en donde comienza la vida del ski competitivo, que si bien fue alpino en ese entonces, ahora cambió al freeride. ”Cuando miro para atrás entiendo por qué me gustaba tanto, me mantenía en movimiento, en contacto con mi cuerpo, me mantenía presente. Pasaba frío, me mojaba, me caía, me reía, me superaba”, dice. 

La vida alpina terminó a los 20 años. Sofía cuenta que fue muy difícil de dejar porque no quería estar lejos de los largos inviernos sureños ni que estos fueran puro carrete y películas. Pero todo cambió cuando conoció el backcountry: “Ahí se me abrió un mundo, de conexión, de estilo de vida. Literalmente rayé la papa”, cuenta la deportista que tuvo sus primeras expediciones con sus primos y amigos.

En las primeras salidas, la Sofi siempre era la única mujer pero fue en las competencias de freeride donde conoció a más chiquillas motivadas, las que después se convirtieron en sus hermanas de montaña y juntas son @theandesgoats (pase a seguirlas en instagram porque son secas!). “Ha sido muy rico poder encontrar ese poder femenino en este deporte y compartirlo con mujeres chilenas”, dice la Sofi y agrega que “no sólo compartimos el esquí. Nos hemos encontrado en la escalada, el surf y la vida simple”.

Disfrutar y cuidar:

La vida simple y en conexión con la naturaleza han sido constantes en la historia de la Sofi. En su infancia entierrada en el sur, en la universidad donde estudió Ingeniería Comercial donde fue parte de la comisión de medio ambiente del centro de alumnos y también participó en proyectos de reforestación. “Creo que es bueno buscar donde uno se siente más cómoda y tratar de hacer lo mejor posible para cuidar este Planeta que tanto nos entrega y tan ingratos que somos”, recalca la Sofi que también ha trabajado dentro de una consultora medioambiental y también se ha desempeñado como instructora de esquí, donde es ahí donde traspasa sus conocimientos y el amor por la naturaleza a diferentes generaciones.

Sofi también nos explica su punto de vista sobre el concepto de sustentabilidad, que para ella tiene mucho que ver con la relación con las personas y con nosotros mismos. “Para ser conscientes de nuestro impacto con el medio ambiente, primero necesitamos ser amorosos con nosotros y con las personas que nos rodean”, dice la esquiadora que actualmente trabaja como Analista de Sustentabilidad en CCU, puesto que le ha entregado conocimientos y herramientas para, en un futuro, aplicarlas en proyectos propios siempre ligados a la naturaleza. 

El ahora:

Sabemos que dado el contexto es un poco difícil hablar de planes futuros y donde él ahora es lo más importante. ‘Últimamente he estado aprendiendo sobre agroecología y restauración de suelos y ¡me encantaría seguir en esa línea!
Ver si me puedo escapar a la montaña en algún momento pero por ahora estoy muy tranquila, respetando los tiempos y cuidándome.” Nos cuenta que lo que la ha mantenido sana de cuerpo y mente en estos meses tan extraños ha sido el yoga, el estar en constante movimiento, manteniéndola fuerte y al mismo tiempo centrada, que es lo más importante. Cuidarnos a nosotr@s mism@s de la forma que más nos haga sentido.

 

Me encantaría decirte que se vienen muchos proyectos de esquí, viajes, competencias y más, pero en este momento estoy fluyendo con las fuerzas del universo y voy analizando día a día el panorama.” 

A modo de cierre, la campeona nacional de freeride integra la vida simple en todo lo que hace; estando en el sur o en la zona central, estando en el mar o en las montañas, estudiando y trabajando. En su casa y en la naturaleza. Todos estos mensajes pueden ser aplicados tanto en el ski como en cualquier rincón de la vida.
Es realmente bacán ver a esquiadoras así dentro de los referentes femeninos que tenemos hoy en nuestro país; radical y decidida en sus líneas: tanto de vida como de montaña, y por sobre todo buena onda.

Antes de despedirnos la Sofi le quiere agradecer a las marcas que la apañan, que creen en ella y la permiten seguir desarrollándose en este lindo deporte.
Gracias a @patagoniachile , @labolsadelski y @cervezaroyalguard. 

(Sofía esquiando en los antiguos bosques de lengas en las faldas del volcán casa blanca, antillanca, foto por Cristian Aguirre)